ADENTRARSE EN UNA NUEVA CULTURA

 

El ser humano es complejo por naturaleza. Contra más pienso y reflexiono, más me doy cuenta de lo difícil que es comprendernos. Los hombres y las mujeres se echan la culpa los unos a los otros acusando al sexo contrario de ser imposible de entender, lo que no saben es que esta incomprensión nada tiene que ver con el hecho de ser Adán o Eva, sino que es una cualidad que tiene el ser persona. Así, cuando viajamos, nuestro principal estímulo es nuestro principal enemigo de la vida diaria; la incertidumbre de no saber que es lo que va a pasar, de no saber que es lo que hay en ese nuevo mundo en el que vas a entrar.

Imagen

Admiras la belleza de otra cultura, sus colores, sus olores, sus sabores, sus rezos, sus sonrisas, sus miradas e incluso su pobreza. La cual abre un mundo sin ley a tus pies. Un mundo de posibles que parecen imposibles. Y lo más importante, un mundo en el que todos conviven y viven, en el que hay lugar para todo y todos.

Imagen

Y te das cuenta de que la pobreza une más que la riqueza. Que llevamos mucho tiempo equivocados creyendo que el compartir tiene origen material, así que ni siquiera nos hemos parado a decidir si queremos pagar el precio de la individualidad por la riqueza, pues es donde hemos nacido y lo que hemos aprendido. En cambio, el verdadero origen de compartir se encuentra en el espíritu de la persona, en compartir un tu, yo y nosotros, aquí y ahora.

Imagen

A medida que va pasando el viaje tu mente se va abriendo, y ves que no somos tan diferentes, y que, aunque nuestros idiomas se pronuncien y se escriban distinto, las sonrisas se contestan con sonrisas, las miradas devuelven miradas, la risa se contagia y la amabilidad crea fidelidad. Porque todos hablamos ese lenguaje universal que no necesita palabras.

Imagen

¿Y si tuvieras que pensar en algo que siempre vayas donde vayas va a ser diferente? Esos son los sabores. Llega la hora de comer y ves algo que te recuerda a estar en casa; mismo color, mismos ingredientes, mismo humo al hacerse e incluso diría que es el mismo teflón… pero cuando lo pruebas ves que el resultado es un sabor completamente distinto, que tiene la esencia de ese sitio. Que maravilla esto de viajar, que auténtico placer que nada sea lo que parece, eso si, cuando llegue a casa volvamos a tener el control sobre todo, por favor.

Imagen

Pero como todo lo bueno en la vida, hay un pero. Un choque entre culturas que se hace presente cada vez que encuentras a una mujer invisible. Luchadoras, amables, bonitas, cálidas, trabajadoras, pero tu no las ves. Sólo los elegidos pueden verlas enteras. Y si, pueden moverse libremente por todo el territorio, pueden abrir la puerta de su casa, pero ¿son libres?

Imagen

Llegados a este punto, sólo puedo volver a las incongruencias que hacemos los humanos, y a como somos capaces de visitar otras ciudades con las ganas que otros visitan la nuestra, de valorar la esencia de los sitios de pobreza siempre y cuando nosotros sigamos teniendo riqueza, y de como en medio de todas las nuevas experiencias que buscamos al conocer un sitio nuevo, nos gusta encontrar un oasis en el que relajarnos y disfrutar de los pequeños placeres de la vida cuotidiana.

Imagen

 

 

SITIOS CON ENCANTO

La vida está llena de decisiones: que carrera tomar, el barrio en el que vivir, el lugar al que ir de vacaciones, que chaqueta de invierno comprar, que ponerte para esa cita tan especial… Y todas y cada una de ellas tendrán un peso más o menos relevante en la dirección y la forma que irá tomando tu vida. Mirar al frente, ver tus opciones y elegir de que color quieres pintar ese capítulo.

Imagen

Y la pregunta es, ¿somos lo suficientemente conscientes de las consecuencias a largo plazo que tienen las decisiones que tomamos? Porque algunas de éstas se quedan durante mucho mucho tiempo con nosotros, puede que de manera estática, por lo que vamos a tener que aprender a adaptar lo nuevo que llega con lo que no te acuerdas ni cuando llegó. Imagen

Así que, tanto si esa decisión ha sido para bien, como si ha sido para mal, concéntrate en el resto de tu paisaje. Porque si ha sido para bien serás capaz de sentir cada aroma que desprenden las experiencias de la vida, y si ha sido para mal, tal vez te dé ese toque de color que has perdido.

Imagen

Porque al fin y al cabo de lo que se trata es de caminar por el sendero de la vida, te guste o no. Así que tu eliges cual va a ser tu paisaje, tu entorno, de qué te quieres rodear cada día. Algo tan sencillo como escuchar ese programa de la radio que te hace reír, ir de turismo a un pueblo o museo que te guste, disfrutar de una mañana en el campo o despertarte todos los días con tu canción favorita, pueden ser los ingredientes que le pongan flores de colores a tu camino.

Imagen

Es entonces cuando poco a poco empezamos a sumar experiencias que despiertan sed de otras nuevas. Y todas éstas te hacen ir subiendo, pasito a pasito, hasta la puerta de la felicidad.

Imagen

Y abrir esa puerta no significa que por estar dentro ya no salgas más, no. Con ésta pasa lo mismo que con todas las puertas, es decir, que las usas para entrar y salir. Hay momentos en tu vida en los que tienes que tener un aprendizaje concreto que no se puede tener dentro de las cuatro paredes de la felicidad, necesitas salir fuera. Y no importa lo que tardes en aprenderlo, porque siempre llega un momento en que toca volver a entrar por esa maravillosa puerta y decir, he vuelto y que ganas tenía de estar en casa.

Imagen

Así, poco a poco vas construyendo tu propia historia, a base de adaptar tu paisaje con tus grandes decisiones. Y aquí, todo vale y todo tiene un uso, porque puede pasar que si ahora mismo tuvieras la oportunidad de decidir lo que ya fue, el paso de tiempo y las experiencias te harían cambiar lo que escogiste ayer por algo que esté un poco más acorde con lo que hay hoy. Pero es entonces cuando tienes que detenerte un segundo y volver a mirar, para darte cuenta de que gracias a lo que decidiste, has conseguido crear un lugar único, el lugar con tu propia identidad, el que tiene la historia de tu vida.

Imagen

¡Aunque parezca que queda poco tiempo para llegar hasta el final, vivirlo será más largo de lo que esperas!

Imagen

MIRAR A TRAVÉS DE UNA CORTINA

Las cortinas son tan bonitas como las ilusiones. Mirar a través de éstas nos permite ver la realidad de una manera diferente, de otro color o con otra forma. El problema está en cuando nos centramos tanto en esa cortina, en ese relieve, en esos dibujos o en ese color, que nos cerramos a poder ver cual es la forma real que se esconde tras ella.

Imagen

 

Y entonces dices, voy a tratar de apartarla, voy a ver mejor lo que hay detrás. Pero sigues concentrado en ese color y en esa forma, con lo que, lo que hay detrás siguen siendo luces y más luces sin definir, o dicho de otra manera, sigues cerrado a ver lo que le sigue.

Imagen

 

Pero ver esa cortina así de bonita e igual de nítida no implica renunciar a lo que le sucede. Lo único que tienes que hacer es correrla un poco más y alejarte unos pasos para aumentar así la perspectiva de lo que ves, la que te permitirá dibujar mejor el fondo.

Imagen

 

Abriéndonos a esa globalidad empezamos a estar un poco más abiertos a ver lo que se esconde al otro lado. Y es obvio que sigues viendo más clara tu cortina, porque es la que has elegido y es la que más se adecua al dibujo, la forma y color desde el que quieres mirar, pero ya vas viendo más claro el fondo y ya no pierdes de vista lo que hay al otro lado.

Imagen

 

Y aunque a veces se te caiga la cortina de delante para convertirse en decepción por lo que no has conseguido, o por eso que has estado tanto tiempo persiguiendo que al final no ha sido como esperabas, no pasa nada. Porque detrás de ésta se esconde un mundo maravilloso y nuevo para ti, que aunque antes no te había llamado mucho la atención, ahora has visto que tiene un encanto especial, y que igual te permite ver muchas más cosas y opciones de las que te permitía ver tu cortina.

Imageni

LA SENCILLEZ DE UNA MAÑANA

Se levanta el día y con éste empieza la carrera por cumplir todo lo que tu agenda tiene previsto para hoy, pero esta prisa rutinaria hace que nos pasen desapercibidas todas las cosas que se pueden observar dentro de una misma mañana. Así que ¿Por qué no hacemos un alto en el camino y nos paramos a mirar que está pasando a nuestro alrededor? 

Imagen

 

Podemos encontrarnos con personas que han decidido empezar el día compartiendo un buen café con ellos mismos y sus pensamientos. 

Imagen

 

Trabajadores que están poniendo todo a punto para cuando el tiempo libre te permita pararte y mirar todas aquellas cosas que crees que necesitas. 

Imagen

 

Fauna de ciudad que, todo y que tienen que estar lejos de su verdadero hábitat, conviven contigo disfrutando de su reunión matutina, sin importarles si es lunes o viernes. 

Imagen

 

Vehículos que han madrugado tanto cómo tu y están esperando pacientemente al regreso de su dueño para volver a rodar. 

Imagen

 

Parejas que se han despertado convencidas de que hoy va a ser un gran día, y se han preparado para tal. Claro que si, ¿por qué no va a serlo? 

Imagen

 

Héroes que salen dispuestos a salvar el mundo a toda velocidad, que luchan por un mundo mejor arriesgando lo más preciado que tienen por los demás. Entrega, sudor, sacrificio y esfuerzo que si lo necesitas acudirá a tu llamada. 

Imagen

 

Sabores que no entienden de un mal día, te llaman desde las vitrinas para endulzarte la vida. Rojo, amarillo, verde o azul ¿Por qué no un poquito de cada uno? 

Imagen

 

Flora de ciudad que rompe entre tanto cemento, y que un día más se despiertan pidiéndole al sol y a la luz energía para alimentarse. 

Imagen

 

Comercios populares que te recuerdan que hoy también están ahí, y que si quieres estarán encantados de recibirte sin todas esas colas, agobios y desorden que les caracterizan un sábado por la tarde.

Imagen

 

Turistas o no, que han encontrado unos minutos para pararse a ver el tiempo que otros han invertido en crear. Artesanía alejada de grandes marcas que hace al que la lleve tener algo exclusivo.

Imagen

 

Historias, estilos, hábitos y destinos diferentes que caminan juntos creando la diversidad que nos hace a cada uno ser único. 

Imagen

 

Como ves en medio de todos los planes para hoy existen muchas otras cosas que están ahí, conviviendo con nosotros, pero que en medio de nuestro estrés y nuestros pensamientos no les hemos prestado atención. Así que no dejes que pasen desapercibidas y si las quieres ver, solo tienes que acercarte un poco y mirar. 

Imagen

BUSCANDO EN EL BAÚL DEL TIEMPO

Nos guste o no nos guste, seamos materialistas o no, vivimos rodeados de cosas. Y cómo todo en la vida, están las que se quedan un tiempo determinado, las que tal como vienen se van, y las que se quedan para siempre. Eso si, éstas últimas tienen que pagar un precio para seguir con nosotros; el paso del tiempo. El tiempo es ese gran aliado o enemigo, nunca acabo de tenerlo del todo claro, porque nos da la experiencia, la sabiduría, la evolución y cura las heridas, eso sí, a costa del envejecimiento, la pérdida, el olvido y los trenes que no vuelven a pasar.

Imagen

Dentro de las que se quedan para siempre, hay que aceptar que una proporción de éstas se van. Por más que las queramos retener o que no las queramos perder, el movimiento constante del universo actúa haciendo que sin saber ni cómo, ni dónde, ni cuándo… lo has perdido. Y entonces la pregunta es, ¿disfrutaste mientras lo tenías?, ¿aprovechaste la oportunidad?, ¿aprendiste todo lo que pudiste?

Imagen

Si nos paramos unos minutos a pensar en las cosas o ideas que nos acompañan, podemos ver que hay muchas que son muy similares. Creemos que son diferentes, y que pese a que tengan el mismo color, la misma forma o la misma utilidad son distintas entre si. Pero si te paras a mirarlas de una forma global, vas a ver que la diferencia es pequeña y que en realidad, te sirven para el mismo momento.

Imagen

Busquemos la variedad dentro de lo mismo, y así abriremos nuestra mente viendo que una misma cosa puede ser de un color, de varios o puede incluir formas. Y entonces donde antes podías tener cinco para un mismo uso, ahora has multiplicado tus opciones y no las puedes ni contar.

Imagen

Así llegará el día en que, en medio de todas esas opciones siempre parecidas que se nos presentan, se encuentre una totalmente distinta. Una que brilla, que nos lleva al cambio, que no tiene el mismo estilo que las demás y que no entiendes bien que hace ahí en medio, pero te gusta. Y aunque si la hubieras visto sola no te hubiera llamado mucho la atención, en medio de todas las otras tiene algo que hace que sobre salga.

Imagen

Gracias a la variedad de buscar lo diferente entre si, has encontrado una nueva herramienta que aunque no sabes bien para que sirve o como usarla, no importa. Cometemos el error de vivir en la inmediatez, y de creer que si instantáneamente no sabemos su uso, no sirve. Error. Los conocimientos, las ideas, las cosas o las personas que llegan, lo hacen por algún motivo, y si hoy no lo sabes solo te puedo decir, espera. Llegará el momento en que tendrás que abrir la caja y coger aquello que no ha perdido valor.

Imagen

¿Y si gracias a haber tenido esta filosofía de vida el paso del tiempo te da la razón, y has vivido una de las grandes experiencias de tu vida?

Imagen

O puede ser que no sea tanto como una de las grandes experiencias de tu vida, que simplemente haya sido algo que te fue de gran utilidad en un momento concreto y que te encantó usar, ¿no ha merecido la pena de todas formas?

Imagen

Decide lo que te sirve o no, y si crees que esa cosa, experiencia o idea tiene algo que te gusta pero, según lo socialmente establecido, ya no sirve para nada, invéntate un nuevo uso. Tal vez lo que ayer fue de gran utilidad práctica hoy tiene una utilidad que simplemente es hacer volar tu imaginación. Y que equivocada estoy al decir simplemente, cuando las cosas simples son las que no lo consiguen.

Imagen

Así que no olvides que donde la mayoría ven uno, puedes llegar a ver dos.

Imagen

MI POSTAL FAVORITA

Hoy más que hablar, tengo ganas de pensar con imágenes…

Son muchos los estados de ánimo por los pasamos y seguiremos pasando a lo largo de nuestra vida: puedes sentirte en calma,

Imagen

 

En llamas,

Imagen

 

En el cielo,

Imagen

 

Iluminado,

Imagen

 

Apagado,

Imagen

 

Con distracciones a tu alrededor,

Imagen

 

Equivocándote de dirección y tomando una nueva con más fuerza, 

Imagen

 

En tormenta,

Imagen

 

Lleno de belleza y buen color,

Imagen

 

Con tormenta pero viendo las cosas claras,

Imagen

 

Afortunado de no estar solo,

Imagen

 

o armónicos dentro del caos.

Imagen

 

Eso si, estés como estés recuerda que si te lo propones, nada podrá hacerte sombra, porque si tu quieres puedes ser la estampa más preciosa y con más encanto de toda la foto.

Imagen

 

 

Fotos “Templo expiatorio del Tibidabo

¿TÚ CÓMO VES EL VASO?

Llegados hasta aquí, creo que ha llegado el momento hacerse la siguiente pregunta; ¿y tú, cómo ves el vaso medio lleno o medio vacío? Tómate tiempo para pensar y reflexionar antes de contestar. Para asegurarnos de eso podemos contar hasta cinco; uno… dos… tres… cuatro… y cinco. Responde. Al aprovechar esos segundos para pensar cual es la respuesta que va contigo realmente, puedes llegar a diferentes conclusiones. Como por ejemplo sería descubrir que tú crees que siempre ves el vaso medio lleno, pero en tus últimas actitudes no se ha reflejado así, te oyes diciendo o pensando siempre algo negativo primero. O todo lo contrario, descubrir que te consideras una persona que afronta las cosas desde un punto de vista negativo, y ver que en pequeños actos cotidianos te comportas como si lo vieras medio lleno, eso te puede dar un gran empujón para verlo cada día un poco más lleno. Sea cómo sea, yo sólo sé, que la manera más bella de mirar una copa, es centrando toda tu atención en lo que hay dentro, lo bien que debe saber, y cómo cuanto más lo miras, más te parece que hay.

Imagen